Emmanuel TV
tw ig fb yt

EL RECHAZO DEL HOMBRE

Como hijo de Dios en el mundo de los hombres, estás destinado a ser atacado, rechazado y odiado. No temas, porque Dios puede utilizar cualquier necedad para impulsarte hacia tu futuro Divino. El libro del Eclesiastés 3:1-10 nos hace comprender que la vida va por etapas: Un tiempo para nacer, un tiempo para crecer y un tiempo para afrontar la persecución. Cada etapa tiene un propósito. Como Cristianos, nuestros valores deben ser probados con hechos y experiencias. Esta es la única manera en que podemos identificar a aquellos que son genuinamente sinceros en su relación con Dios.

Nuestro Señor Jesucristo pasó la prueba y la unción comenzó a fluir probando que la persecución es un tónico para la unción. Cuando seas perseguido, considéralo con sumo gozo porque tu oportunidad de victoria está al alcance de la mano. No debemos pensar que es extraño si algunos de nuestros mejores amigos nos evitan y no hay nadie a quien acudir. ¿Te han tendido una trampa tus compañeros de trabajo y finalmente te han despedido, o te han entregado una carta de divorcio o de dimisión para que abandones tu casa? No desesperes, el final no ha llegado; como Cristiano, lo mejor para ti está por venir.

Aquellos que son ricos en todo el sentido de la Palabra entienden que la vida es una experiencia de aprendizaje. Debemos permanecer con Él cuando las cosas van bien y se ponen difíciles. Nuestro Señor y Salvador Jesucristo fue constantemente mal juzgado, pero Él no se desanimó sabiendo que ser juzgado erróneamente es la última etapa antes de la promoción sobrenatural. La persecución que sufrimos a manos de nuestros detractores hace que seamos conocidos en todo el mundo. En efecto, el rechazo del hombre provoca la dirección de Dios. Cuando el hombre te rechace, Dios empezará a dirigirte. Tú con Dios eres mayoría

Oración: «Oh, Espíritu Santo, ayúdame a ver el rechazo al que me enfrento a la luz de la Palabra de Dios, en el nombre de Jesús. Amén».